Qué es - Anorexia y Bulimia

Vaya al Contenido

Menu Principal

Qué es

Anorexia y Bulimia
 


La anorexia nerviosa es un desorden alimenticio y psicológico a la vez. Esta condición va más allá del control del peso: el enfermo inicia un régimen alimenticio para perder peso hasta que esto se convierte en un símbolo de poder y control. De esta forma, el individuo llega al borde de la inanición con el objetivo de sentir dominio sobre su propio cuerpo. Esta obsesión es similar a una adicción a cualquier tipo de droga o sustancia. Hoy en día, se registran 4 casos de anorexia por cada mil personas.

Las características esenciales de este trastorno son la distorsión de la imagen corporal, sin reconocer el progreso de la delgadez y el sentimiento general de ineficacia personal. Al principio es sólo una cuestión de grados lo que diferencia a la anoréxica/o de los demás: ante un fracaso o siguiendo el consejo de una amiga surge el deseo de perder peso. Se ponen a dieta y se convierten en grandes expertas en el mundo de la dietética, siguiendo unas consignas mucho más duras y rígidas que las de sus amigas. Cuando las demás han dejado de hacer dieta, la persona con anorexia continúa. La gente le dice que está muy flaca y a ella le encanta oírlo. Le gusta animarse a seguir perdiendo más peso aún. Comienza a desarrollar hábitos alimentarios particulares y rígidos: sólo come determinados alimentos en determinadas cantidades, parte la comida en pequeños trozos y la separa... Aunque tenga hambre es tal el miedo a dejarse llevar que siente la necesidad de mitigar sus efectos y evitar el aumento de peso bebiendo mucho agua, utilizando laxantes o vómitos o realizando una actividad física exagerada. Todas estas conductas anómalas se acentúan a medida que progresa la enfermedad, al igual que las complicaciones físicas: la inanición vuelve al organismo mucho más vulnerable a infecciones, problemas gastrointestinales o hipotermia. Se pierde la menstruación, el pelo se cae, la piel se seca y pierde color. A nivel psicológico aparecen síntomas de depresión, cambios de carácter y distorsión en la imagen corporal que suele ir acompañada de una negación del problema. Siguen viéndose gordas a pesar de estar escuálidas o siguen expresando una gran insatisfacción con su cuerpo y su imagen. Su cuerpo se ha convertido en la definición de su valía como personas y a pesar del estricto control que ejercen sobre él, siguen sin gustarse.

Los trastornos de la conducta alimentaria T.C.A  se caracterizan porque las personas que los sufren presentan patrones disfuncionales con respecto a  la alimentación, alteración de la percepción corporal, un miedo excesivo a aumentar de peso y comportamientos compulsivos para conseguir  ideales de belleza y perfección.

Los T.C.A  no son una moda de nuestro tiempo aunque, su incidencia en la época actual aumenta exponencialmente por estar ligados a valores de la sociedad contemporánea de belleza, control y éxito. Los T.C.A afectan en mayor proporción a la población femenina entre los 15 y 18 años pero en la actualidad se observa un aumento de su aparición en la  población masculina y edades muy tempranas. La diferencia de prevalencia entre chicas y chicos es de 1/10. Actualmente, también podemos hablar de T.C.A en la edad adulta, en este caso la media de edad de los pacientes es de 30 a 40 años. Incluso, hay casos descritos de 60 años.

La anorexia en el tiempo

Realizaremos una breve historia de casos de personas que  han padecido a lo largo de la historia  este trastorno.

Los antecedentes históricos de la anorexia se sitúan en la Edad Media, momento desde el cual ya existen descripciones  de personas que  rechazaban la comida, se autoimponían  dietas muy estrictas y modelos de autocontrol ligados principalmente a motivos religiosos de penitencia o sacrificios autoimpuestos. Podemos citar como ejemplo el de Santa Librada, hija del rey de Portugal, quien quería dejar de ser bella, dejar de gustar a los hombres y dedicar su vida a Dios. Fue considerada la patrona de las mujeres que desean verse libres de apetencias masculinas. También en esta época contamos con casos de personas que sufrían episodios de vómitos y atracones sin estar ligados a motivos religiosos como son las descripciones de Papa Borgia o el  Rey Enrique VIII.

En el S.XVII un médico inglés Richard Morton  hace la primera descripción de  un cuadro clínico  de anorexia nerviosa AN. Fue en el siglo XIX el médico William Gull quien acuño el término de anorexia nerviosa. En esta misma época el psiquiatra frances Lasègue incluyó en la descripción de la AN aspectos psicológicos y familiares además de los biológicos. Y Charcot añade que el miedo a la obesidad es principalmente el factor inductor para que las pacientes dejen de comer.

En 1903 se describe el primer cuadro clínico compatible con bulimia nerviosa. Y a finales de la década de los 60  Russell introduce la primera definición de bulimia nerviosa como un cuadro severo de la conducta alimentaria caracterizada por episodios de sobreingesta y voracidad a los que le siguen vómitos y usos de laxantes y / o diuréticos.

La ortorexia fue descrita por primera vez por Steve Bratmann en 1997. Etimológicamente  proviene del griego “o rothos “  (recto- correcto ) y “ o rexis “ ( apetito ) significando la obsesión por una alimentación sana, libre de todo tipo de germicidas.


En la actualidad la Asociación de Psiquiatría Americana  en la revisión de la cuarta edición del Manual Diagnóstico para Trastornos Mentales ( DSMIV - TR ) realiza  la siguiente clasificación para los T.C.A :


Anorexia Nerviosa que puede ser de tipo restrictivo y tipo compulsivo-purgativo.

Bulimia Nerviosa Purgativa – No Purgativa.

Trastorno de la Conducta Alimentaria No especificado.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal